Aire acondicionado split

Cada vez es más habitual encontrar aparatos de aire acondicionado instalados en un mayor número de hogares y de oficinas. La disminución general de los precios de estos aparatos, unidos al incremento del poder adquisitivo de los españoles, ha provocado la proliferación y el uso generalizado del aire acondicionado.

Pero existen muchos tipos de aparatos de aire acondicionado en el mercado, por lo cuál no es apropiado hablar de ellos de forma generalizada. Por el contrario, debemos entender de qué se está hablando para poder entender cuales serán las necesidades y poder instalar el tipo de aparato de aire acondicionado adecuado.

El tipo de aparato de aire acondicionado más vendido hoy en día es, sin duda, el aire acondicionado split, que es el que se ha hecho con el mercado gracias a su reducido precio y a que requiere una instalación relativamente sencilla, lo cuál se traduce en un precio final más bajo.

Un modelo split está compuesto por un compresor y un evaporador (también se puede dar el caso de encontrarnos con varios evaporadores, en cuyo caso recibe el nombre de multisplit).

El compresor debe de estar instalado en el exterior de la casa, ya sea en el balcón o en la fachada (es importante saber que para poder instalar estos aparatos en la fachada se necesita el permiso de la comunidad de vecinos), mientras que el evaporador debe de ir instalado en la habitación que se quiere refrigerar.

Estos dos aparatos quedan interconectados con un tubo por el que se desplazan las corrientes de aire que lanzan el aire frío que refrigera la habitación.

El mayor inconveniente que ofrece este tipo de aparatos split radica, precisamente, en que el compresor debe de estar colocado en el exterior, sobre todo en zonas cálidas. Al estar situado en el exterior, el compresor está sometido a temperaturas muy elevadas (si unimos a la temperatura exterior la que provoca el propio aparato cuando está funcionando funcionamiento) y ello provoca averías frecuentes.