Aire acondicionado inverter

Los aparatos de aire acondicionado inverter están ganando rápidamente cuota de mercado en el mercado, gracias a su mayor eficiencia y a las mayores prestaciones que ofrecen al usuario, aunque, claro está, a un precio algo más elevado, pero, ¿qué es la tecnología inverter?

La tecnología inverter es una tecnología que adapta la velocidad de funcionamiento del compresor que opera el aparato de aire acondicionado en función de las necesidades, con lo que se mantiene un ambiente estable, sin grandes bajadas o subidas de temperatura.

La tecnología inverter disminuye la potencia del compresor cuando la temperatura se está acercando a la seleccionada por el usuario, con lo que se reduce el ruido y el consumo, con lo que el confort y el ahorro son mayores.

Además, gracias a la tecnología inverter y a la mayor eficiencia que ésta genera en los aparatos de aire acondicionado, las habitaciones se enfrían con mucha mayor rapidez, ya que puede conseguir hacer trabajar al compresor hasta un 30% por encima de su potencia.

En lo que se refiere a sus principales inconvenientes se puede hablar de dos inconvenientes básicos. Por un lado está el hecho de que, a diferencia de un aparato de aire acondicionado portátil, que no requiere instalación, los aparatos de aire acondicionado inverter deben de ser instalados por profesionales que tendrán que instalar los aparatos elegidos dentro del hogar o de la oficina, además de los aparatos exteriores.

Esta instalación se suele pagar aparte, por lo que el precio se encarece algo más.

Y ese es, precisamente, el otro gran inconveniente, el precio. Los aparatos de aire acondicionado inverter son algo más caros que los aparatos tradicionales, debido a la tecnología adicional que llevan incorporada. No obstante, este exceso de precio se amortiza rápidamente gracias a que requieren un consumo de energía muy inferior.

No hay que olvidar, claro está, que los aparatos de aire acondicionado inverter son mucho más silenciosos que los aparatos de aire acondicionado tradicionales, gracias a que la potencia del compresor está siempre controlada.