Gas aire acondicionado

Para su correcto funcionamiento, los aparatos de aire acondicionado necesitan incorporar una determinada carga de gas, que permite el proceso de refrigeración y condensación que termina en el enfriamiento del aire que sale del evaporador.

Pero no todos los gases son iguales y es conveniente comprender que tipos de gases son más aptos para cada aparato, y cuáles son más dañinos para el medio ambiente. Tampoco hay que olvidar que estos gases, como gases que son, acaban siendo expulsados a la atmósfera.

Los gases más utilizados en la actualidad son: R22, R134a, R417A, R410A y R422D.

El más utilizado para equipos domésticos, y por lo tanto el que disfruta de una mayor comercialización de cara al gran público es el gas R22. Sin embargo, este gas es, a su vez, el más dañino para la capa de ozono, ya que tiene un ODP (Potencial Destructivo del Ozono, en sus siglas en inglés) de 0,055, por lo que está condenado a su desaparición en los próximos años.

En su sustitución se han comenzado a utilizar el gas R417A y el gas R422D, que ofrecen una funcionalidad muy similar y puede ser utilizado en los mismos aparatos. Por este motivo, es altamente probable que en los próximos años estos dos tipos de gases empiecen a dominar el mercado.

Estos gases deben de ser recargados cada vez que el aparato de aire acondicionado empieza a perder potencia, eficiencia y funcionalidad, ya que ello significará que existe un déficit de gas en el aparato.

Aunque es posible realizar la recarga uno mismo, es muy conveniente que esta recarga la realicen un profesional o el servicio técnico, aunque salga algo más cara. Esto es especialmente conveniente si el usuario no está familiarizado con este tipo de aparatos. No hay que olvidar que se está tratando con gases y éstos pueden resultar nocivos y peligrosos.