Aire acondicionado de ventana

Una de las opciones más cómodas y económicas en sistemas de refrigeración de ambientes cerrados son los aires acondicionados de ventana. A diferencia de otros sistemas de acondicionamiento de aire que pueden enfriar o calentar una habitación, estos equipos solo pueden enfriar. De todas maneras, por su pequeño tamaño y sus excelentes prestaciones sigue siendo una de las opciones más populares en los hogares.

De los tres tipos de aire acondicionado que existen (de ventana, de pared y centralizados), los sistemas de pared son los más difíciles de instalar y quitar. Las prestaciones de un aire acondicionado de ventana y uno de pared suelen ser bastante similares. Un aire acondicionado centralizado, en cambio, cuenta con un mayor nivel de efectividad que los sistemas de ventana o pared. Estos aires acondicionados tienen el poder de regular de manera precisa la temperatura y humedad de toda una casa o edificio. Sin embargo, por sus elevados costos no suele ser una opción muy popular, instalándose casi exclusivamente en grandes fábricas u oficinas.

Un aire acondicionado de ventana funciona por medio de una bomba de vacío y un sistema de refrigeración interna. La bomba de vacío se encarga de extraer el aire caliente de la habitación para que sea refrigerado en el sistema y enviado de regreso a la habitación. El exceso de calor que se genera por medio de este proceso es enviado al exterior por un sistema especial.

Una de las mayores ventajas de un aire acondicionado de ventana es su practicidad al momento de la instalación. A diferencia de los sistemas de aire acondicionado de pared, estos equipos no requieren la rotura de una pared, dado que se ubican en la parte superior de una ventana. Por otra parte, por lo general, los equipos de aire acondicionado suelen ser más económicos que los de pared.